La ruta de la mala suerte en la Odisea.

En esta entrada nos vamos de viaje… con Ulises. Te invito a recorrer los diferentes lugares donde se cree que pasó el héroe griego, en una ruta larga y complicada.
Te cuento por qué.

Seguimos con la Odisea porque este es un libro que da para muchas entradas. Hemos hablado ya de algunos cantos de esta emocionante obra: Hablamos del canto I y del canto XI , hablamos de algunas curiosidades y dimos consejos para su primera lectura. En esta ocasión, pretendo ofrecer un panorama más amplio de la obra, recorriendo con Ulises la ruta que lo llevó desde Troya de regreso a su patria.

Desde la partida del campo troyano, Ulises y su tripulación no tuvieron más que mala suerte en su regreso a Ítaca. Ulises es el último héroe griego en regresar a casa tras la guerra de Troya. Con tanta mala suerte, es bastante lógico pensar que después de todo, el poderoso Poseidón le tenía bastante manía al héroe homérico. La ruta que llevaron a cabo, podría haber sido muchísimo más corta y sencilla y, sin embargo, el viaje duró nada menos que 10 años debido a los distintos inconvenientes que tuvieron que soportar.

Las grandes desesperanzas que hubieran desanimado a cualquiera, no hundieron a Ulises. Si algo puede decirse de este héroe, además de su mala suerte, es su capacidad para reponerse a los problemas más desoladores y desesperantes.

Turismo por la ruta de Ulises

¿No sería genial poder recorrer, a modo de tour, el viaje de Ulises? En ese caso, yo me perdería imaginando cada uno de sus parajes y contiendas. Aunque existen muchas dudas acerca de los lugares reales en los que se inspiró Homero para crear la ruta de Odiseo, hay algunas referencias interesantes.

En primer lugar, arribaron al país de los Cicones, en la ciudad costera de Ísmaro (por Tracia) donde luchará con una antigua tribu enemiga. Esta tribu habría ayudado a Troya durante la guerra y los griegos querían venganza.

Los hombres de Ulises saquean la ciudad y celebran la victoria pero se quedan dormidos y pasan demasiado tiempo, dándoles tiempo a los nativos para reorganizarse. En apenas unos minutos, 72 marineros son masacrados y los griegos deben huir. Esto va a marcar el inicio de un largo viaje.

Una tormenta los saca del mapa. Se van a desviar nada menos que hasta África, hasta el país de los lotófagos (comedores de Loto) que se encuentra en el nordeste de ese continente.

En un pasaje muy corto de la Odisea, se nos cuenta que los lotófagos no eran un pueblo hostil, pero allí abundaba el loto, una flor muy dulce que hacía perder la memoria y traía alucinaciones. Los amigos de Ulises ya habían olvidado a su tierra patria. Ulises, se mantiene sobrio y tuvo que obligarles, arrastrarles hacia la nave.

En la isla de los cíclopes (probablemente Sicilia) llegará un Ulises desanimado por la pérdida de hombres. Llegar a esta isla era la oportunidad de recuperarse antes de seguir adelante. Nada más pisar tierra, los hombres encuentran una cueva llena de comida. Pero pronto llega el gigante Polifemo que no los recibe con hospitalidad, precisamente. De hecho, se come a varios de sus amigos en frente del resto de la tripulación. Imaginemos la impotencia, el pavor y la desesperación que semejante panorama habrá despertado en Ulises y sus amigos.

Esto debió ser lo más traumático que tuvo que vivir el contingente griego porque, después de todo, ellos estaban acostumbrados al fragor del combate pero no a que un enorme señor se comiera a sus amigos y los descuartizara con total impunidad. Ulises tiene que idear un plan complicado para escapar del monstruo, dejándolo finalmente ciego y logrando escapar. Esto le va a traer la enemistad del padre del cíclope: Poseidón.

Tras esta trágica experiencia, la tripulación (cada vez más reducida) va a llegar a Eolia, otra isla cercana a Sicilia. Dicha región se encuentra justo en línea recta horizontal con Ítaca. Allí se encontraron con Eolo, el dios de los vientos cuya familia era muy rara (parece ser que se reproducían de manera incestuosa) pero los reciben con agasajos.

Eolo le regala un odre a Ulises, con todos los vientos desfavorables, de modo que llegaría prontamente a Ítaca. Solo le pide que no abra el odre, cosa que los amigos de Ulises no pudieron evitar hacer. Con las costas de Ítaca a la vista, los hombres abren la bolsa, por lo que se levantó un temporal que los devolvió a Eolia. Allí, Eolo los termina echando prácticamente, acusándoles de estar malditos por los dioses.

¡Imaginemos la desazón de Ulises en ese momento! Tuvo la posibilidad de llegar a su querida Ítaca casi en la palma de sus manos y ahora nuevamente volvían a perderse en el mapa.

Llegarán entonces a un misterioso puerto: la isla de los Lestrigones (probablemente, por Cerdeña o al norte de la isla de Eolia). Se trataba de una tribu de antropófagos. Tuvieron que salir corriendo de ahí porque la esposa del rey se comió literalmente a uno de los amigos de Ulises. Al tratarse de gigantes, su ataque con piedras destruyó todas las embarcaciones menos la de Ulises, quien había tenido la prudencia de dejar su nave fuera del puerto.

Llegaron por fin a la isla de Circe (probable monte Circeo). Cada vez eran menos hombres y cada vez sucedían cosas más traumáticas, porque más de ellos morían de manera trágica. Después de liberarse de los hechizos de Circe, gracias a una antigua premonición divina dada a esta hechicera, ella se puso de lado de los viajeros.

A partir de entonces, Crice les brindó una grata atención e incluso se enamoró de Ulises. Pero cuanto más tiempo pasa con Circe, más tiempo está Ulises olvidándose de su verdadero deseo. Se encuentra cómodo, pero sabe que debe marchar. Circe les dice que si quieren superar la maldición de Poseidón, deberá consultar al adivino Tiresias que se encuentra, muerto, en el Hades.

En la isla de los Cimerios, antesala del Hades, llegaron a ver la morada de los muertos. Un canto muy emotivo nos cuenta cómo Ulises vio a muchas personas allí abajo y pudo hablar con su madre fallecida, con héroes griegos muertos en combate y otros personajes conocidos por la tradición griega. Tiresias le advierte sobre la necesidad de no comer el ganado del dios Sol.

Los hombres de Ulises logran salir del inframundo pero otros destinos horribles le aguardaban. En la isla de las Sirenas (probablemente, islas Li Galli, debajo de Nápoles), sigue las instrucciones de Circe para sobrevivir y lo consigue. Ulises se convierte en el único hombre que escuchó el canto de las sirenas y sobrevivió. Cerca, se encontraban dos promontorios de obligado paso donde dos males esperaban al acecho: Escila y Caribdis. Un monstruo de seis bocas (Escila) y un enorme remolino. Allí tuvo que tomar la peor de las decisiones: Acercarse a Escila y perder seis hombres antes que perecer todos.

Llegaron a la isla de Trinacria, regentada por el dios Sol. Aquí se encuentra el ya advertido ganado sagrado. Movidos por la hambruna, los compañeros de Ulises desobedecen el mandato de no comer ese ganado. De nuevo en altamar, Zeus a petición del dios del sol, les envía un rayo que acaba con la embarcación y mueren todos los hombres. Sólo Ulises es capaz de llegar a Ogigia, morada de la ninfa Calipso.

Ulises parece haberlo perdido todo. Cualquiera en su lugar se habría hundido en la más absoluta desmotivación, ya que cada vez estaba más lejos de su tierra. Pero él, todavía tiene fuerzas para seguir adelante. Acabará quedándose siete años junto a Calipso, quien le ofrece la tentación de la inmortalidad. Ulises rechazará tamaña oferta y empezará a construir un barco para volver a su patria.

Después de varios años, y ayuda de los dioses, Ulises pudo iniciar su vuelta a Ítaca, llegando primeo a la isla de los feacios (probablemente Corfú) y luego con ayuda de estos, llegó a Itaca. Allí le tocará lidiar con los problemas internos de su propia ciudad, donde una lucha por el poder se debate el trono y el honor de su esposa e hijo. La mala suerte de Ulises acabaría por fin con este triunfo y final feliz.

Anuncios

¿Sabes escribir? ¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s